El creador de Zoom, Eric Yuan, se convirtió en multimillonario.

La app de videoconferencias vive un auge nunca visto en Internet pero se enfrenta a una monumental crisis de reputación por fallos de seguridad y privacidad

La pandemia del coronavirus dejará millones de damnificados en todo el mundo. La ONG Oxfam Intermón ha advertido que la crisis podría sumir en la pobreza a 500 millones más de personas si no se toman medidas para rescatar a los países en vías de desarrollo, y el FMI prevé que 170 países entren en recesión este año, el peor impacto económico desde la Gran Depresión.

Pero en cualquier crisis hay quien encuentra la gran oportunidad de su vida para hacerse (más) rico y famoso.

Cuando se supere la actual emergencia sanitaria global, Eris S. Yuan ocupará uno de los puestos más altos de esta lista. Este emprendedor chino de 50 años es el fundador de Zoom, la aplicación para realizar videollamadas online que en los últimos dos meses ha experimentado un crecimiento nunca visto en la historia de Internet.

Zoom ha pasado de tener 10 millones de usuarios activos a finales de 2019 a superar con creces los 200 millones a finales de marzo. Para hacerse una idea de lo que eso significa basta con indicar que Instagram tardó tres años en alcanzar ese número de fieles; y aun en pleno auge, invirtió todo un año en pasar de 100 a 200 millones de usuarios.

Este desarrollo excepcional ha convertido a Yuan en multimillonario. La compañía que fundó y de la que posee el 22% de las acciones debutó en el Nasdaq en abril del año pasado con un precio de 36 dólares por acción y una valoración de 9.200 millones de dólares. Antes de la expansión del coronavirus costaban 70 dólares.

El pasado 23 de marzo cada acción valía 159,5 dólares, lo que suponía una capitalización de más de 44.000 millones de dólares. Forbes ha publicado esta semana su lista anual de las personas más ricas del mundo. Yuan ha entrado por primera vez, con una fortuna estimada de 5.500 millones de dólares.

Fácil de usar, ligero y gratis en su versión básica

El secreto del éxito

El secreto del éxito de Zoom es que es fácil de usar, rápido de entender y gratis en su versión más básica. Permite hacer reuniones virtuales con hasta 100 participantes durante máximo 40 minutos sin coste alguno.

Pero su explosión global en las últimas semanas ha revelado también cuál es su talón de Aquiles: no es fiable en cuestiones de privacidad y seguridad.

Pero Eric Yuan ha reaccionado rápido. La semana pasada entonó el mea culpa en un comunicado publicado en el blog oficial de Zoom: “No cumplimos con las expectativas de privacidad y seguridad de la comunidad, ni las nuestras. Lo siento mucho”, escribió. “Zoom no fue diseñada para que de pronto todo el mundo la usase para socializar, dar clases o trabajar desde casa”, se justificaba.

En el mismo mensaje anunció un impasse de 90 días en el desarrollo de nuevas funcionalidades con el fin de enfocar todos sus recursos en solucionar “los principales problemas de confianza, seguridad y privacidad”.

Yuan también realizó el pasado fin de semana una gira de disculpas por varios medios de comunicación en la que aseguró que restauraría la reputación de la compañía.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *