Tiempo

Mi carta al tiempo: ami-enemigo eterno.

A los 15 años guardé una carta remitida al tiempo. Hoy, que me veo en cautiverio impuesto, la encontré adentro de un cajón. Qué egoísta sería si no la libero.