Que no se me olvide…

Es muy probable que se acuerde de la señorita de la primaria que le enseñó a leer, su primer beso, el modelo del auto que manejó por primera vez, pero se haya olvidado que cenó anoche.

La memoria empieza con una experiencia, y todo el tiempo estamos inmersos en un mar de vivencias. No hay manera de escapar de ello. Aunque inhibamos alguno de nuestros sentidos, los otros continuarán percibiendo sabores, olores y palpando el exterior.

Lo desafío, haga la prueba: deje de leer y mire alrededor del lugar donde se encuentra. Sin ningún esfuerzo extraordinario su cerebro registrará todo lo que ve. Lo curioso de ello es qué ocurre con esa información sensorial. Lo cierto es que desvanecerá pronto.

Para conservar esa apreciación se requiere prestar atención consciente. Si se concentra en ella, se convertirá en memoria operativa o de corto plazo. Ella, tiene un papel esencial, ya que nos permite recordar un turno médico, el horario de una reunión con amigas y mantener una conversación.

Por supuesto, hay información que debe ser almacenada por meses e incluso años. Tengamos en consideración que el modo de interpretar los sucesos influye cómo los recuerda. Algunos se conservan de modo natural mejor que otros. Sin embargo, existen métodos para que permanezcan en nuestra memoria, estos son: 1. Preste atención: ¿se acuerda el nombre de la persona que se acaba de presentar? Es muy probable que no haya hecho una escucha activa para memorizarlo. Un consejo para ello es repetirlo en voz alta, asociarlo, hacer una rima. 2.Practique y repita: cada vez que repite un dato, el recuerdo del mismo es más firme.

Pero aprender, requiere de la correcta combinación de factores como son el estado anímico, la lectura/acervo de conocimientos, entendimiento de los mismos y concreción en ejemplos o representaciones gráficas.

Existe otro mecanismo en la memoria que registra los acontecimientos como “vívidos”, es decir, como si lo estuviese viendo en ese preciso momento. Perduran como imborrables cuando han significado un gran impacto en quien lo percibe. Como ser testigo de un accidente de tránsito.

Le comparto algunos de los consejos de la bocetista de la policía inglesa Natalie Sweet, la aplica a los testigos de delitos. Pero nosotros, haremos lo mismo con el ejemplo de perder las llaves de la casa. Para ello, lo 1ro a realizar es relajarse y no entrar en pánico. Para aliviar la tensión Sweet les dice que la finalidad del boceto es plasmar un rostro como lo recuerde. No tiene que ser perfecto. 2.Repase lo ocurrido, nuestro cerebro tiene la capacidad de volver a los hechos de atrás hacia adelante y viceversa. 3. Sea un espectador de los hechos, si se imagina fuera de la escena tendrá distintas perspectivas. 4. No se presione, al final recordará, tenga paciencia.

Si desea aprender algo, una actividad, algo que lo recree, sólo requiere de práctica para que su cerebro lo registre y el mismo perviva. 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *