Leyendo
¿Y tú, sabes cómo hacer feliz a tu perro?

¿Y tú, sabes cómo hacer feliz a tu perro?

Te contamos todas las cosas que le encantan

Son fieles compañeros, leales, cariñosos, divertidos. Nuestros perros son, por méritos propios, uno más de la familia. Por eso, quien tiene un can en casa, tiene marcado como objetivo principal que éste sea feliz. Hay formas de conseguirlo, cuidando determinados hábitos y aspectos que te ayudarán a ver cómo aumenta la felicidad y la vitalidad de tu perro.

Una vida saludable es fundamental

Sin duda, tenemos que prestar atención a varios aspectos importantes. Lo primero y lo más necesario es asegurarnos de que nuestra mascota lleve una vida saludable. Esto conlleva un estado de salud adecuado que se consigue sobre todo mediante una dieta acorde con las necesidades de nuestro animal (ya sea de edad, joven, etc.). En este sentido, es esencial tener siempre en cuenta que su estado de salud influye directamente en su estado anímico.

¡Juega con él!

Los perros, se muestran más alegres y repletos de energía cuando jugamos con ellos. El juego es un aliado vital para garantizar la felicidad de nuestra mascota, ya que es una forma de relación entre el perro con su dueño o con otros perros que conviven con el. El dueño como el perro desarrollan un enlace emocional que acabará proporcionando seguridad y le ayudará a desarrollarse intelectualmente al animal.

Pasea con él

Es algo que lo hará feliz de inmediato. Cuando piensas en las veces en las que ha dado vueltas a tu alrededor o te ha mirado con esos ojitos para reclamar tu atención. Es entonces cuando has decidido que es hora de salir a la calle, y de repente, el entusiasmo de tu fiel compañero se multiplica.

Cuida su dieta

Un aspecto fundamental es la dieta. En este sentido el perro se asemeja mucho a una persona. Si nosotros comemos cosas que nos gustan, muy probablemente mostraremos mejor carácter que si comemos cosas que no nos gustan, ya que lo haremos con desgano. Pero eso no quiere decir que no comamos cosas que no nos gustan tanto, ya que hay que mantener una dieta equilibrada y saludable independientemente de los gustos de cada uno.

Ojo con el exceso de mimo

¿Podemos llegar a mimarlos demasiado, haciendo que se malacostumbren, con el objetivo de tener una mascota feliz en casa? Este es un gran riesgo tanto para ellos como también para nosotros. Con este comportamiento podemos llegar a hacerlos dependientes, llegando a niveles de protección exagerados con los que podemos estar convirtiéndolos en animales muy inseguros que no aceptan ni relacionarse con otros, ni tampoco que su dueño se relacione con nadie más, pudiendo derivar en celos con carácter agresivo. Otro gran riesgo es que nosotros como dueños tendemos a humanizar demasiado a nuestras mascotas, dado que juegan un papel muy importante en nuestras vidas. Consecuentemente, llegamos a permitirles cosas que luego no se pueden corregir, pues se han convertido en costumbres innegociables.

¿Cual es tu reacción?
Lo odio
0
Me encanta
1
Me enoja
0
Me tenté
0
Meh
0
Ver comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de email no va a ser publicada.

© 2020 Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Kira Designs.

Volver arriba