Leyendo
Tengo Hijos.

Tengo Hijos.

Tengo dos hijos. Estoy separado, este es mi contexto y mi lugar. Siendo padre y varón, en una sociedad donde los cambios son constantes pero los prejuicios siguen una cruel y fría rectitud. Tengo, para colmo, 2 varones. Siendo hombre es difícil enseñarles a ser HOMBRES.

Nacieron y el llanto por las noches fue agotador. Nacieron y las aventuras que me dan en cada momento no tienen un final, simplemente no lo tienen. Nacieron, sea por accidente o por votos propios de 2 personas. Nacieron y desde el primer momento les rindo tributo. Son mis bendiciones, mi luz, el motor de esta maquina y etcétera, etcétera, etcétera. Pero son personas a las que debo guiar. Son personas que me van a pedir consejos. Y esas cosas, asustan un poco pero estoy envuelto hasta la coronilla en esta empresa.Creo que las condiciones están dadas para dejarme afirmar que, la experiencia que te generan los hijos es muy lejos (en comparación con otras actividades) de lo más satisfactorio que le ocurre al ser humano. O por lo menos yo así lo veo.

Aprendo a ser padre; aprendo a ser mejor hijo. Comprendí las palabras de mi madre en muchas situaciones. Asimile los silencios de mi padre en contadas oportunidades. Pero siempre estarán ellos: mis hijos. Dando más, pidiendo aún mejor y anclando a la realidad y al momento. Vivo cada instante. Es verdad, nadie nos advierte con el suficiente énfasis, las penurias que esta deliciosa condición acarrea. Y voy viendo el por qué. Ciertas palabras se arman en mi mente y se deslizan en mi boca: no hay un libro correcto para cada maestro. Y no, no lo hay. Sino millones. Miles de recetas distintas que producen diversos resultados. El producto final dependerá de muchísimos factores. La educación en la casa; la institución que los adoctrine; las amistades que elijan; el amor que los encuentre y reciban. Lo lúcidos que deben estar para entender cosas binarias, las infinitas. Y mi condición al estar separado: a ellos los dañará? Qué le dirán los demás? Qué hará el otro con ellos? Será correcto tener éste miedo? Sin duda alguna, las preguntas comienzan a revolotear. Algunas nos atormentan y otras simplemente nos fortalecen. Elegimos cuales, o nos eligen endurecer a nosotros esas preguntas? Y debo guiarlos en un camino. Tratar bien a cualquiera, dejar de lado la violencia, sin importar a quién hacer en todo el bien. Ahí, en esos instante de reflexión me iluminan explosiones internas de compresión y sabiduría. Pero sigo aprendiendo en todo momento.

Ver también

Acá estoy. Tengo dos hijos; he de crecer para que ellos mismos aprendan, enseñándome, las cosas hermosas y buenas de la vida.

¿Cual es tu reacción?
Lo odio
0
Me encanta
0
Me enoja
0
Me tenté
0
Meh
0
Ver comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de email no va a ser publicada.

© 2020 Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Kira Designs.

Volver arriba