Leyendo
Zero Waste: Compost

Zero Waste: Compost

Lo debes haber sentido nombrar, alguien cercano lo tiene, viste su nombre en Youtube, Instagram y/o Facebook o leíste una nota sobre él. Si no lo conoces, te lo presento: Compost, la forma de disminuir, el 50% de tu basura. 

A continuación te voy a comentar que podes poner en tu compost, como usarlo, en donde hacerlo y como mantenerlo, te prometo que no te vas a arrepentir y vas a volverte un predicador del mismo.

Desperdiciar parte de los  alimentos es desperdiciar tiempo, energía, nutrientes del suelo y agua. Al desecharlos a la basura estos no logran realizar el proceso de compostaje ya que no se encuentran en las condiciones óptimas. Además  tirar todo junto provoca que si en algún momento se iba a hacer una clasificación para reciclaje, esta se vea dificultada por los restos vegetales que han manchado los demás materiales, logrando así que sean rechazados para ser reciclados. 

Si bien donde más se desperdician residuos vegetales es en el eslabón que le toca a la agricultura y en la parte de postcosecha, la parte que nos toca no es para nada difícil y por lo menos estamos reduciendo los residuos que generamos en casa. Aparte de contribuir con el medio ambiente, recibimos una ventaja directa: fertilizante orgánico y muy completo. Bueno en este artículo no voy a dar tantos datos catastróficos, así que  comencemos con esta receta para nuestro jardín. 

¿Qué es el compost?

Es un producto obtenido a partir de diferentes materiales de origen orgánico, los cuales son sometidos a un proceso biológico controlado de oxidación denominado compostaje. Este es utilizado para mejorar la estructura del suelo y para aportar nutrientes al mismo, principalmente.

Lo que necesitas para tener el tuyo en casa es un espacio con media sombra, residuos orgánicos y ganas. Podes hacerlo directamente en un pozo en el suelo, (opinión personal: es uno de los métodos más cómodos), o podes armarte una compostera con un recipiente que consideres de tamaño adecuado para la cantidad de residuos orgánicos que desees poner. Al elegir la segunda opción, optamos por un proceso más controlado  y nos facilita el trabajo a la hora de usar nuestro compost.  Al recipiente tendremos que hacerle agujeros en la periferia  para contribuir  a la aireación y en la base para el drenaje.

Compostera de madera

Tengamos en cuenta que si elegimos un recipiente de madera tendremos que pintarlo para impermeabilizarlo por dentro para que no se pudra la madera y dure más.  Hay muchos tutoriales para hacer una en casa, mi consejo es que no te compliques mucho, eso va a ser que se te vayan las ganas, elegí algo fácil y práctico para vos.

Si tenés ganas (y el dinero) podes comprar tu compostera, hay muchos emprendedores que tienen unas muy lindas, de diferentes materiales y listas para usar. Un tip: pone un tachito pequeño en la cocina para llenarlo y luego vaciarlo en al compostera, así no tenés que ir cada vez que peles una manzana al jardín a dejar la cascara.

Un buen compost necesita: humedad, aireación, microorganismos y temperatura.

Agua

Necesitamos que nuestro compost este entre 40- 60% de humedad, nos podemos guiar tomando un puñado del este, apretarlo y si  se humedece la mano pero no escurre agua entre los dedos, la humedad es óptima. Si regamos de más, el agua ocupara la mayoría de los poros provocando anaerobiosis (falta de oxigeno) y por lo tanto se producirá una putrefacción. Por lo contrario a la falta de agua la actividad de los microorganismos disminuye y el proceso se hace más lento.

 Cuanto lo reguemos va a depender del las temperaturas que tengamos, no vamos a regar lo mismo en verano ni en invierno. Si estamos en época de lluvias podemos taparlo para que no haya un exceso de agua.  Es muy interesante el poder interpretar estas diferencias y ver que las necesidades no son siempre las mismas.

Aire

Los microorganismo que van a realizar el proceso de compostaje necesitan aire es decir son aerobios. Para que esto ocurra debemos mezclar bien el compost (con pala, un palo, una zapa, lo que tengamos a mano), intercalar materiales secos (hojas, ramas, etc.) con húmedos (cascaras, pulpas, etc.), no regar en exceso y si la pila se pone muy compacta voltearla.

Al igual que con el agua, el aire debe estar en cantidad optima, ya que si tenemos exceso provocaría falta humedad y descenso de la temperatura (proceso más lento) y si falta aire el proceso pasa a ser anaerobio lo que es igual a putrefacción. El contenido optimo de Oxigeno es del 10%, pero esto es difícil de controlar desde casa, por lo que al tener controlada la humedad y estamos controlado indirectamente el aire.

DATO: el compost no debe tener mal olor, si empieza a oler mal significa que se está pudriendo por falta de aire usualmente.

Microorganismos y Macroorganismos

Los maestros del compost, los encargados de trasformar nuestros residuos en abono para nuestros suelos.  También entran en juego macroorgansimos como lombrices, caracoles, babosas, etc. Hay que comprender que el suelo tiene vida como habitantes encargados de degradar materiales para que las plantas puedan consumirlos.

Nuestro trabajo en esta parte es encargarnos de que las condiciones (temperatura, agua y humedad) sean las adecuadas para que puedan desarrollarse y realizar el proceso de compostaje. Si nuestro compost esta directamente en contacto con la tierra no hay problema, los organismos se encargaran de dirigirse a este solitos. Pero si lo tenemos en un recipiente podemos incorporar tierra para empezar y acelerar el proceso de compostaje, ya que esta aportará hongos, bacterias y otros microorganismos beneficiosos. Sin embargo no es si o si necesaria, y el proceso puede empezar por sí solo, hay que tener en cuenta que la  tierra ocupa bastante volumen y hará que le producto final pese más.

Temperatura

Los Microorganismo que degradan la materia orgánica trabajan entre 35-65°, por lo tanto es importante que nuestro compost se mantenga en ese rango. A esta elevada temperatura mueren patógeno y semillas, pero si nos excedemos también mueren los microorganismo beneficiosos, por lo que es importante la aireación y humedad.

La temperatura variara según la actividad metabólica de los organismos que están trabajando.  El proceso de compostaje se puede dividir en cuatro etapas: mesófita, termófila, enfriamiento y maduración.

*Mesófita: El material esta a temperatura ambiente, los microorganismos comienzan su labor entre dos y ocho días alcanzamos los 40-45°C.

*Termófila: Se alcanzan temperaturas entre 45-70°C, también se denomina fase de higienización.  Es necesario voltear frecuentemente la pila en esta etapa para darle oxigeno a los microorganismos que están trabajando sin parar.

*Enfriamiento: Las fuentes de carbono y nitrógeno han sido agotadas, el metabolismo microbiano desciende provocando así un descenso de la temperatura (40-45°C). En esta etapa hongos y bacterias que se fueron en la etapa anterior, reinvaden el compost y retoman su actividad.

*Maduración: Esta etapa dura meses, se producen reacciones secundarias. Terminada esta el compost está listo para usar. Nos damos cuenta que el compost ya esta maduro porque no podemos distinguir que es lo que lo compone, todo se ve igual, de color oscuro y tiene olor a tierra húmeda.

Si las temperaturas se mantienen bajas la pila de compost es muy pequeña y debemos agregar más material o el material es seco y falta nitrógeno, el cual podemos aumentar agregando más cascaras (materiales frescos).

Ver también

Para medir la temperatura vienen unos termometros los cuales introducimos a la pila, (lo que nos interesa es la temperatura del interior). Si no tenemos uno siguiendo las indicaciones podemos lograr buenos resultados.

Fuente: https://www.portalfruticola.com/noticias/2017/07/14/guia-de-compostaje-del-agricultor-incluye-manual-en-pdf/

¿Qué poner en mi compost?


*Restos vegetales: cascaras, pulpas trozos de frutas y vegetales
*Café molido o de grano (sin azúcar ni edulcorante)
*Cascaras de huevo
*Guano de cabra, vaca, caballo, conejo, gallina, conejillo de indias.
*El interior de los saquitos de te
*Restos de podas, o cortes de pasto.
*Hojas secas o verdes, ramitas.
*Servilletas que no estén contaminadas con productos químicos ni carnes
*Yerba

Si trituramos todo lo que vayamos incorporando al compost vamos a lograr que el proceso sea más rápido ya que les facilitamos le trabajo a los microorganismos (trozos de 2 a 3cm están bien)

Lo que NO puede ir:
*Plásticos
*Metales
*Trozos de papel con tinta
*Carnes o grasas
*Excremento de gato o perro
*Telas sintéticas
*Huesos
*Pañales
*Derivados de leche
*Colillas de cigarrillo

¿Cuando está listo?

Dependiendo en que época del año nos encontremos podemos tener nuestro compost listo en 4 (verano) o hasta 6 meses (invierno). Hay que considerar que si le estamos agregando constantemente materiales los más viejos van a estar listos antes que los nuevos y tengamos que sacar desde abajo el compsot listo. Hay personas que tienen más de un recipiente, mientras agregan materiales en uno el proceso se deja madurar el compost del otro recipiente y así al terminar de llenar uno de los recipientes ya están vaciando el otro para usar el abono y comenzar nuevamente.

Encontramos muchos ejemplos en internet sobre diferentes formas de producir compost: a gran escala, en casa, más estético, más rustico, lo importante es que elijas uno con el que te sientas cómoda/o.

Al momento de la cosecha del compost simplemente lo sacamos del recipiente o pozo y ¡a fertilizar! Para macetas se recomienda que de un 30-40% del contenido sea compost y lo demás tierra, pero si es directamente en la tierra para flores se usa 1kg/m2 . Pero si queremos fertilizar hortalizas se ponemos 3 a 4 kg/m2 a fines de invierno principios de primavera. Si vemos que hay algún momento en que la planta requiere más nutrientes, por ejemplo: cuaje, agregamos un poco más. 

Ventajas

Ahora te voy a nombrar algunas de las ventajas que tiene hacer compost (por si todavía no te motivaste lo suficiente):
-Menos costos en la gestión de Residuos Sólidos Urbanos (RSU)
-Disponibilidad y recuperación de nutrientes y materia orgánica
-Menos residuos en rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto
-Menos enfermedades y ausencia de patógenos
-Disminución de gases de efecto invernadero (GEI)
-Menos energía destinada a recolectar, tratar y disponer los residuos

(Fuente: https://www.argentina.gob.ar/ambiente/conciencia-ambiental/compost)

Trate de darte la mayor información que pude para que empieces este hermoso proceso, pero es tanta que no cabe en un solo artículo. Con las herramientas que mencione podes empezar, e irte perfeccionado. Sé que parece un montón, pero una vez que empiezas todo se va amoldando a nuestras posibilidades, y cuando menos lo esperes vas a estar haciendo compost como parte de tu rutina.  

 Estamos utilizando el 50% de nuestra basura como abono  en nuestro jardín, estamos ahorrando dinero en fertilizantes y bolsas de consorcio, golazo. Súmale a compras a granel, higiene con productos Zero Waste y reciclaje de plásticos y papel, si seguimos este estilo de vida  vamos a sacar la basura cada 15 días. Quién sabe, tal vez llegue el momento en que seamos 100% Zero Waste y no generemos más basura.

¿Cual es tu reacción?
Lo odio
0
Me encanta
0
Me enoja
0
Me tenté
0
Meh
0
Ver comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de email no va a ser publicada.

© 2020 Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Kira Designs.

Volver arriba