Perdió el fútbol

El pasado fin de semana se vivió un hecho lamentable en el partido entre Independiente Rivadavia y Atlanta en el estadio Bautista Gargantini, donde el encuentro tuvo que suspenderse debido a los incidentes que provoco la barrabrava del equipo local.

A los cinco minutos de haber comenzado el partido, se empezaron a ver movimientos raros en la tribuna popular del local, donde ingresaron barras con palos y todos encapuchados y uno de ellos empezó a tirar tiros al aire, otros estaban con cuchillos y eso provocó corridas en toda la tribuna, con familias y niños que corrían aterrados por lo que sucedía.

  

A lo que el árbitro del encuentro al ver estos hechos lamentables detuvo las acciones y con los jugadores parados en la cancha, que no sabían que sucedía, empezaron las corridas y los golpes en la popular, porque los barras arrinconaron a todos esos hinchas que no querían cantar y que se querían ir de la cancha.

Pero a todo esto, ya la gente veía un clima demasiado extraño en la previa, incluso varios hinchas dijeron en más de una oportunidad que los controles policiales no eran tan estrictos como se acostumbran en cualquier chancha.

Y lo más triste de todo es que el domingo perdió el fútbol y por goleada, porque los mismos de siempre volvieron a salirse con la suya, porque no les importa el hincha genuino, aquel que va con la familia todas las tardes, aquel que va en las buenas o en las malas a ver al equipo que es hincha. Pero ya sabemos que esta gente es así, no les importa el club, lo que realmente les llama la atención son los negocios que hay detrás de todo esto.

Y no hay que olvidarse de la policía, que fueron claros cómplices de estos delincuentes, ya que liberaron zona para que los violentos ingresen armados con cuchillos, palos y armas de fuego a la tribuna.

Además, lo más seguro es que la sanción que le pude caer al cuadro mendocino sea muy dura, ya se habla de una multa económica fuerte, la suspensión del estadio.

En fin, nuevamente esa gente se salió con la suya y los que pagaran las consecuencias serán los hinchas de todos los días, que quizás tengan que alentar a su equipo en otro estadio o quizás solamente escucharlo por radio o verlo por la TV, porque la sanción podría incluir que los próximos partidos del cuadro leproso sean a puertas cerradas.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *