Luche y vuelva, Fernando

Gago derrotó a los memes y las burlas despiadadas, y demostró ser una persona luchadora.

Fernando Gago es un jugador de Élite mundial. Y eso su carrera lo respalda. Pero sus últimas lesiones lo han convertido en el blanco perfecto de memes despiadados y burlas. Claramente, no es el primer y único jugador que padece esta crueldad. Gonzalo Higuaín, en este país, es más identificado por este tipo de “bromas” que por su exitosa carrera futbolística. Pipita no es aquél que erra hasta en la fecha de la Independencia, es el autor del gol que llevó a Argentina a semifinales de un Mundial tras 24 años.

Fernando Gago fue bautizado Lady Gago. Todo por creer que jugaba “como una princesa” -como si eso fuera despectivo-. Y no con la clase de mediocampista casi extintos en nuestro fútbol. Lo destrozaron a cambio de unos Me Gusta, y ahora él se ríe de sus anteriores burlas. Con sus batallas, pisotea aún más esto mencionado.

Pintita sufrió lesiones gravísimas (4). Y seguramente, la alarma del retiro sonaba aturdidora en su cabeza. A partir de un trabajo dedicadísimo, el 5 que supo jugar en Real Madrid volvió a las canchas, más precisamente en el club que dirige su ex compañero el Gringo Heinze, Vélez.

La resilencia de Gago fue asombrosa. Supo adaptarse a un nuevo Club, Entrenador y nuevos compañeros. Después de la final perdida con River en Madrid, él mismo se encargó de desechar cualquier decisión que lo aleje del verde césped. Algo para admirar.

Gago no debe ser motivo de burla, si no más bien de admiración. El ejemplo que todos deberíamos seguir ante cualquier adversidad física que se presente en el deporte.

Pocas veces se analiza el costado humano del futbolista. Los grandes comunicadores sólo observan y se fijan si “juega bien o mal” o “Si se comporta bien o mal”. No pretendo que sean sus Psicoanalistas públicos, pero sí que entiendan que son humanos, y que a veces ejemplifican demasiado para los más chicos que aspiran a ser como ellos. Como lo hace Fernando Gago.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *