Leyendo
Un discurso posmoderno en contra de la homofobia

Un discurso posmoderno en contra de la homofobia

La adaptación de Edward  II (1991), por Derek Jarman, actualiza la historia del monarca, filmándola en la edad moderna, con una producción cinematográfica dedicada a explorar temas relacionados con la homosexualidad.

Ficha técnica:

  • Título original: Edward II.
  • Año: 1991.    
  • Dirección: Derek Jarman.
  • Guión: Derek Jarman, Stephen McBride, Ken Butler (Teatro: Christopher Marlowe).
  • Música: Simon Fisher-Turner.
  • Fotografía: Ian Wilson.
  • Intérpretes: Tilda Swinton, Steven Waddington, Andrew Tiernan.

La cinta comprende la integración de los elementos tradicionales del cine clásico y algunos componentes específicos provenientes del proyecto moderno, que se caracteriza por sus juegos de simultaneidad.

Toda la trama tiene lugar en interiores oscuros, que pueden generar incomodidad, pero son los sonidos, ruidos, objetos y vestimenta los que ubican al espectador.

La imagen en la adaptación posmoderna, de la obra homónima de Christopher Marlowe, no pretende representar una realidad exterior ni tampoco una realidad subjetiva, sino construir una realidad que solo existe en el contexto de la película misma.

En el cine, los personajes homosexuales han estado presentes largo tiempo, pero son a menudo relegados a papeles menores. Sin embargo, Derek Jarman aspira a retratar a Eduardo II de Inglaterra (Steven Waddington) y Piers Gaveston (Andrew Tiernan) de un modo franco e igualitario.

El aspecto insinuado en el film es llevado a primer plano. Especialmente, esto es realizado con las diversas escenas llenas de contenido erótico y bizarro.

Sin embargo, el cineasta nos invita a cuestionarnos sobre el prejuicio y la intolerancia ante la diversidad sexual.

El director británico quiere que su obra sirva como un alegato en contra de la homofobia, mostrando la controvertida y perseguida relación amorosa de la pareja.

Ver también

Por otra parte, Tilda Swinton se lleva todos los aplausos. Su representación de Isabel, por el voraz deseo sexual, la forma en que reafirma su poder y utiliza para favorecer a su amante y lograr que abdique el rey inglés, es lo que impacta al espectador.

En conclusión, Derek Jarman hace entrega de una película con la presencia de la homosexualidad y un estilo posmoderno. Además, de un grito de guerra contra las fuerzas más conservadoras y represivas.

Por Exequiel Leal.

¿Cual es tu reacción?
Lo odio
0
Me encanta
1
Me enoja
0
Me tenté
0
Meh
0
Ver comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de email no va a ser publicada.

© 2020 Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Kira Designs.

Volver arriba