Leyendo
Desinformación: Cómo evitar caer en las noticias falsas

Desinformación: Cómo evitar caer en las noticias falsas

Hay que prestar atención a los temas que nos llegan, y ser meticulosos a la hora de difundirlos.

Cada minuto que pasa, podemos recibir noticias por cualquier medio de comunicación. En una época donde un virus pone en jaque la estabilidad mental, varias personas caen las famosas y tristemente conocidas “Fake News” (Noticias falsas). La difunden sin mala intención, claro. Pero conviene estar alerta, y a ello iremos.

No siempre la información que nos envían es cierta. Creemos que jamás podemos caer en la trampa pero lo cierto es que todas las personas estamos expuestas. No somos conscientes de que, aquello que nos llega, es falso. Y entonces asumimos la veracidad de lo que leemos.

Otro grave error es considerar falsa la información que cuestiona nuestras propias convicciones o ideologías. Solemos aceptar la que, linealmente, está relacionada a nuestra manera de pensar. Ahora, veremos qué podemos hacer para contrarrestar la desinformación.

Es clave cuestionarse lo que nos llega. Preguntarse quién es el/la autor/a de la noticia. ¿Es identificado/a? ¿O quizás asoma de una fuente anónima y por ende, desconocida? La segunda opción nos tiene que hacer ruido antes de pulsar la opción de “reenviar”

Las fechas también son algo relevante. Suelen difundir noticias viejas haciendo creer que son actuales. Cuidado. Debemos ir a cada una de ellas para ver cuándo se contó dicho tema. También, debemos manejar con mucha precaución las “capturas de pantalla”. Allí, florece el título y pocas veces el subtítulo, que justamente tiene la misión de ampliar el tema.

La carga emocional es muy importante. Más de lo que creemos. La falsedad juega con los sentimientos de quien lee. Busca imponerle miedo, ansiedad, angustia, etc. Es algo sucio y de bajo nivel tocar a la persona en ese sentido, porque no conocemos sus reacciones ante la adversidad que vive o, en este caso, lee.

Tenemos el poder de cortar la racha que nos llega. Por eso, un audio o video de alguien que no conocemos, no tenemos que difundirlo. No sabemos su nombre, cargo, ni nada. Por más que reproduzca cosas impactantes (allí la carga emocional otra vez) debemos verificar a quién estamos escuchando.

Si queremos tener seguridad de algo, podemos consultar a las páginas oficiales. Están a nuestro alcance y a solo algunos clicks de distancia. También, están las redes sociales de dichos organismos. Solo aquellas que están verificadas como reales. Cabe aclarar que ninguna red social es fuente verídica de información.

La más clásica pero no menos importante, es leer la nota entera. No debemos quedarnos solamente con el título, que suele impactar y en ocasiones, engañar. Si nos adentramos, podríamos encontrar la verdadera noticia. Con detalles y realidad. Otra vez digo que esto está solo a algunos clicks de distancia, comencemos a hacerlo.

No peleamos solo contra una pandemia. La OMS catalogó a las noticias falsas como “Infodemia“. A cada minuto surge algo nueve que tiene como intención destruir. Sea a las cifras oficiales o a la tranquilidad de las personas. Debemos luchar contra ello. Tenemos defensas para hacerlo, no nos dejemos llevar por este insulto a la información.

¿Cual es tu reacción?
Lo odio
0
Me encanta
4
Me enoja
0
Me tenté
0
Meh
0
Ver comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de email no va a ser publicada.

© 2020 Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Kira Designs.

Volver arriba